Me as a Whole.

Me as a Whole.

lunes, 19 de octubre de 2015

Quinto Grado

La siniestra intención
de la diestra fechoría
Desenfunda hábilmente
las proporcionadas insatisfacciones
lejos de las necesidades,
se infligen las dulces torturas
a gusto del antagonista
se desnuda la inocente bruja.

La adiposa sección ninfica
cubierta de tejido cutáneo
se enclaustra con sabiduría
entre cuerdas de seda y lazo
de igual forma las articuladas  extremidades inferiores
son atadas y colocadas en el espinazo.

Falanges distales y proximales
ejecutan melodías sobre la escultura de carne
la musa libidinosa exhibe su habilidad de suspiros placenteros
el bandido solo se digna a seguir con su trabajo

Las extensiones superiores,
de carne, piel y hueso
son ahora marañas que sirven de agarradera
cerca, muy cerca de sus contrarias compañeras
se cubren del mismo liquido
humano, agrio, salado.

La fantástica dicótoma del dolor como agente placentero
comienza la critica sobre los que de amor proceden sus encuentros
la paradoja del orgasmo tras la tortura de las pieles
no es un mito que se venda en anaqueles.

La escultura creada con tela y carne humana
propone a júpiter elevarse tan alto como pueda,
la afrodisíaca sensación del imperio implícito
en hacer lo que al sádico le plazca.

El tono escarlata
que van adquiriendo las posaderas
tras las dichosas palmas que ejecutan al ritmo de los tambores,
no es mas ni menos lujuriosos que lamer cada orificio
de un instante a otro,
de crimen se vuelve vicio
quien no lo practique no podrá producir juicio,

El acto no sede a las agotadas gónadas ya palpitantes
El libido jamas entenderá de limitántes
Las cuerdas experimentan nuevos horizontes
sujetada con firmeza, los embistes son feroces.

Lo que la esclava, antes doncella, pida,
será omitido con castigos seductores,
cada queja producirá lascivas injurias
Que tras muchas, transmutaran,
a un baño de fluidos vaginales.

Siendo la merced del dictador la única esperanza
llega al límite de la locura y la conciencia,
justo antes de atravesar la linea de la demencia,
vacía a chorros la crema de la dicha, hecha proeza

La diestra culminación
de la siniestra fechoría
libera lentamente
a la bruja de la horca.
Descaradamente,
la bestia busca el agua
para lavar la dulce culpa
y reposar entre los brazos
de la torturada musa.


miércoles, 14 de octubre de 2015

INSTANTES.

       Los fragmentos individuales, únicos, irrepetibles, entrañables o despreciables, aveces racionales, otras muchas incógnitos y fugaces. Porciones infinitas en variables difusas que convergen en la realidad pero mutan en cuanto son tocadas por los rincones del presente y el pasado. Son memoria a largo plazo, suculentas piezas distribuidas a lo largo y ancho del universo mismo, que si bien no son siempre saludables, es mejor que sean constantes, a lejanas y sin sentido.
      Es el espacio y tiempo, la sensación, la energía y las fuerzas, que sincronizan en diferentes formas para brindarnos experiencias varias, de placeres a dolores, de sueños a pesadillas, de verdades o mentiras, en secuencias lógicas o de formas aleatorias. Es la búsqueda y la espera, la soledad o la compañía, es el todo, solo el todo puede ser "instante", las cicatrices son sus despojos, las heridas y la cura, el silencio, un segundo, una sonrisa, un beso, y un pasional encuentro entre almas y cuerpos, el dolor de la perdida, la fragancia de la cercanía, los sabores, los aromas, los sonidos, el tacto, lo real y lo finito.
     Es una plataforma amorfa, moldeada al margen de la ley de la causa y el efecto, situaciones precisas en circunstancias adecuadas, siempre perfectas, destinadas a ser parte de la vida de quien les ejecuta, de quien les disfruta o desprecia, de quien abre su mente al aprendizaje o pierde la cabeza entre queja y queja.
     Son mañanas, son tardes o noches, una respuesta, un momento o una gota de sangre derramada, es el ultimo vistazo del moribundo, la primera noticia de un recién nacido, primera y ultima, por que son irrepetibles. Son oportunidades y decisiones que traen consigo más instantes, siempre consecuentes, siempre resultantes. Si bien son planeables y moldeables, esta condición no les da precisión, ya que si bien se ha mencionado su condición de perfección, estos son traviesos y se moldean según lo que el individuo en cuestión precise aprender.
     El peligro les rodea, son cuestionables, capaces de llevar al ser a usar sus funciones cognitivas y cuestionarlas al grado de la metacognición, a la reflexión de lo que es y de lo que será.

domingo, 9 de agosto de 2015

Esperar

Maldita humanidad

Observar lo que me rodea, ha dejado de deleitarme tanto, como apreciar lo que imagino. Mezclarme con los de mi especie es cada día más repugnante, no son sus rostros, sus harapos o sus versos. 
Lo que me es desagradable, es parecerme por obligación a ellos, perder la unificencia, por que todos la desean, perder la razón por que todos la defecan, vestir con trapos de etiqueta cuya función no es cubrirme sino realzarme, colocarme, darme títulos o respeto.
El calzado, la forma de moldear el cabello e incluso tu postura al caminar, son solo una muestra de la escoria a la que mi especie es sometida por si misma.
Las miradas raras se fijan en mi persona, y en la de aquellos que intentamos apartarnos de su mugrosa moral, de su apestosa "política", de su agresiva tempestad.
La insaciable sed de ser concebido como alguien, vuelve locos a los cuerdos, y a los locos los convence más la realidad, esa en que mueres a pesar de creerse trascendente o inmortal.
Esperar sentado, rodeado de la especie a la que pertenezco, es asqueroso, quizá me he convertido en el ser escatologico que siempre temí, mismo que jamas logre ver en las variables.
Ser seducido día a día por esa degenerada necesidad de poseer una forma de escapar de este putrefacto mundo es tan ordinario que conozco a tantos que lo hacen y hasta cierto punto dejo de ser fascinante, cada segundo es irritante, y por si no fuera poco, el conseguirlo depende no solo del deseo si no de ese infame método que ha sobrevivido a lo largo de toda la historia de la maldita humanidad, la economía, y a su virus mortal, el dinero.
Triste y maldita humanidad que si no muere de hambre, muere por su ambición, que si no pierde sentido, pierde la dignidad y si no sangra no es feliz. Y es así como muere cada intento de sorprenderme, mi ultima esperanza esta en las Artes, las corruptas y corrompidas artes, el ultimo reflejo donde la verdad y la realidad pueden reposar sin ser sometidas a juicios en venta, aunque, infortunadamente, las sucias manos de los humanos las han transformado en los estímulos perfectos para volver a su especie más estúpida, delirante, inconsciente, puramente desechable.
Humanidad que has perdido la razón, que sigues poniendo tu fe en pelear por que todo cambie, que intentas levantarte tras los golpes que los que te someten te atizan sin piedad, con pocos "valientes" que aún sienten la necesidad de salvarte, de buscarte alguna respuesta, de limpiar tu nombre, héroes tras computadoras, vengadores tras carteles y legiones de seguidores que han sido alimentados con una promesa incumplible, inocentes que desean sobrevivir al dedo que con una orden puede asesinarlos, masoquistas que abandonan la felicidad por querer ser un ejemplo, por querer demostrar su valía, egos insaciables que pernoctan pensando en la forma más sutil de huir de lo que les impide ser guerrilleros, soldados que gritan y caminan largos tramos de concreto y tierra proclamando la paz y aullando guerra. buscando igualdad y llamando cobardes a los que no se unen, llenando sus argumentos con muertos que lograron lo que todos, ser escuchados y seguidos por unos cuantos, y cuya victoria no perdurara para siempre. 
Vivir no es un concepto, ni una legislación obligatoria, las medidas de control que se han sugerido son no más que la única forma en que la humanidad logro contener su potencial, por ello quedo maldita, por ello es necesaria su extinción.
La Nueva Huida.

Sucedió de un instante a otro, impredecible, calculado en una dimensión ajena, a la cual pocos han atrevido a llegar y muchos rechazan cobarde mente, quizá solo fue un acto predeterminado, algo que debió suceder, un laberinto de dos principios. 

La lógica no tiene cabida cuando se regocija la locura, en ese momento, el elocuente no tiene más remedio que someterse a la bestia que le domina, sustraer de su universo lo posible y brindar a su ego la satisfacción que merece, navegar en los confines de una bahía putrefacta y desolada en la cual solo los mentirosos pueden enaltecerse con las frases más gastadas y formular en sus lagunas la irá, la desesperación y la auto compasión.

La extrangulante sensación de perderse por un instante en la búsqueda de respuestas que ponen en duda a las leyes naturales, a la física misma, donde las preguntas se resuelven con un "no es posible", mientras la burlona mirada de los que insensiblemente te hacen reconocer que el hecho es inmutable, la realidad es irremediable y la respuesta para seguir adelante es solo la que yace en lo más coherente hasta el momento.

Salir de ahí, huir de nuevo.